Tensión arterial en deportistas.

👨 Dr Fernando de la Guía

TENSIÓN ARTERIAL EN DEPORTISTAS. ¿ES UN PROBLEMA FRECUENTE?


Uno de los temas más solicitados en las consultas de cardiología del deporte es el de la tensión arterial. Muchos deportistas que acúden tienen habitualmente la tensión baja, pero otros, sobre todo con más de 40 años, todo lo contrario. Es precisamente en nuestra consulta cuando diagnosticamos por 1ª vez la hipertensión arterial (HTA), tras realización de un examen físico, un electrocardiograma (ECG), un ecocardiograma que puede poner de manifiesto la presencia de hipertrofia de paredes de ventrículo izquierdo con datos de disfunción diastólica, y una respuesta hipertensiva al ejercicio.

Un estudio reciente (1) ha puesto de manifiesto la presencia de HTA en deportista de competición. Se estudiaron más de 2000 atletas (64% varones, edad: 25±6 años) con analitica, ECG, prueba de esfuerzo, ecocardiograma y estudio oftalmológico. De estos, un 3% de atletas (87% varones) fueron diagnosticados de HTA, y presentaban hipertrofia ventricular izquierda concéntrica. Fueron tratados con cambios en estilo de vida (importancia de la dieta baja en sal) y únicamente 3 atletas precisaron de medicación. Tras un seguimiento de 18±6 meses, se apreció un control óptimo tensional en todos los deportistas, sin necesidad de restricción de actividad deportiva. Así pues, se concluyó que es esencial una modificación del estilo de vida para un óptimo control de la HTA, siendo la prevalencia de la misma en atletas baja (3%), con una carga familiar habitual (padres y familiares directos hipertensos).



Lo que debemos saber es que la tensión arterial sistólica se incrementa con el ejercicio, con cifras en deportistas sanos que pueden ser incluso mayores a 200 mmHg cuando alcanzan el esfuerzo máximo, hallazgo muy habitual cuando les realizamos una prueba de esfuerzo. En cambio, la presión arterial diastólica (la baja) oscila muy poco con el deportista realiza actividades dinámicas aeróbicas, de hecho, un incremento de la presión diastólica durante el ejercicio se puede ser valorado como una respuesta patológica. Cuando el esfuerzo ha sido intenso y han participado numerosos grupos musculares, podemos registrar un descenso de la tensión diastólica, como consecuencia de una disminución de las resistencias vasculares periféricas.

Como muy bien se concluye en el estudio mencionado, una de las medidas no farmacológicas recomendadas para el buen control de la tensión arterial es la modificación de los hábitos higiénico-dietéticos, donde se incluye una dieta baja en sal e hipocalórica, y la realización de actividad física, empezando con paseos y caminatas diarias, siendo muy importante que este ejercicio sea regular, habitual, con una intensidad moderada y con un alto componente aeróbico.




(1) Caselli S et al. Prevalence and Management of Systemic Hypertension in Athletes. Am J Cardiol 2017 May 15; 119(10):1616-22. 

Comentarios