Deportistas e hipertensión arterial. Actitud y Recomendaciones

Dr. Fernando de la Guía 


Hipertensión arterial en deportistas

 
La hipertensión (HTA) es la afección cardiovascular más común en la población general y afecta a casi un tercio de la población de más de 40 años, y tras la publicación de las nuevas guías americanas, podría implicar a casi la mitad de la población norteamericana. La American College of Cardiology (ACC) y la American Heart Association (AHA) han dado a conocer una nueva guía sobre la HTA, con una definición que designará como hipertensión en etapa 1 cifras de 130 a 139 mm Hg en la presión sistólica, y 80 a 89 mm Hg en la diastólica (1).


En deportistas veteranos (>35 años) la prevalencia de la HTA es desconocida, pero no debe ser muy diferente cuando la comparamos con la población general (2). El control de la HTA es de suma importancia en la prevención de la enfermedad cardiovascular (cardiopatía isquémica, accidente cerebrovascular,  insuficiencia cardíaca).

¿Qué factores influyen en la HTA del deportista? Deberíamos incluir entre estos factores la edad, el sexo (masculino o femenino), la disciplina deportiva y la intensidad del deporte. Sabemos que determinados “agentes potenciadores” del rendimiento, tales como los esteroides anabólicos y la dependencia de agentes antiinflamatorios no esteroideos, también se deben considerar como posible causa de HTA en los atletas (2).

El ejercicio estático (de resistencia o isométrico) se asocia con aumentos en la presión arterial (PA), mientras que las formas predominantemente dinámicas se asocian con caídas en la PA que persisten hasta 24 horas después del ejercicio. 


Tenemos que resaltar que los deportistas que logran elevaciones de la PA sistólica >200 mmHg con el esfuerzo, pueden estar predispuestos a HTA a pesar de presentar valores normales de PA en reposo y deben evaluarse exhaustivamente con monitorización ambulatoria de PA durante las 24 horas (3).



Aunque la HTA no está implicada como causa directa de la muerte súbita cardíaca en atletas, sí que es conocido que se asocia con un mayor riesgo de arritmias ventriculares complejas y, por lo tanto, debe hacerse hincapié en la realización de un diagnóstico rápido, realizar una evaluación correcta del daño del órgano diana, así como un control óptimo de la PA (4).



¿Qué agentes antihipertensivos deberíamos emplear en los deportistas? Este es un tema muy importante, ya que en atletas que están compitiendo, debemos conocer que los betabloqueantes y los diuréticos pueden considerarse agentes dopantes para algunos deportes, particularmente aquellos en los que se puede obtener una ventaja mediante la pérdida de peso o el control del temblor (5). Además, tenemos que considerar que pueden ser perjudiciales en algunos casos, ya que betabloqueantes por su efecto frenador de frecuencia cardiaca pueden empeorar el rendimiento, y los diuréticos pueden causar trastornos electrolitos peligrosos. Los calcioantagonistas, los inhibidores de la ECA (IECAs) y los antagonistas de los receptores de angiotensina II son las mejores opciones para los atletas de resistencia (5).

En la tabla siguiente quedan explicadas cuales deben ser las actitudes adecuadas en los diferentes eslabones sanitarios (atención primaria, secundaria y terciaria), así como las recomendaciones deportivas y los cuidados a largo plazo y el seguimiento adecuado de los deportistas hipertensos.

Actitud Atención Primaria
Actitud Atención Secundaria
Actitud Especialistas
(3er nivel)
Recomendaciones deportivas
Cuidados a largo plazo y seguimiento

Historia familiar
Empleo de fármacos o drogas, tabaco.
Analítica sanguínea completa con perfil lipídico
ECG
Examen de daño en órganos diana

Monitorización PA 24 horas (MAPA)

Prueba de esfuerzo.

Exclusión de cardiopatía isquémica


Evaluación de causas de HTA secundaria.

Tratamiento de HTA resistente

HTA grado 1
(140-160/90-100 MmHg) y sin daño órgano-diana:
TODOS LOS DEPORTES COMPETITIVOS

HTA grado 2
(>160/>100 MmHg):
EVITAR DEPORTES ALTO COMPONENTE ESTATICO Clase III hasta que la PA esté controlada

2-4 meses tras comenzar el entrenamiento.

Después anualmente una vez que la PA esté controlada con buen cumplimiento terapéutico


REFERENCIAS:

  1. Whelton PK, Carey RM, Aronow WS, et al. 2017 ACC/AHA/AAPA/ABC/ACPM/AGS/APhA/ASH/ASPC/NMA/PCNA Guideline for the Prevention, Detection, Evaluation, and Management of High Blood Pressure in Adults: Executive Summary. A Report of the American College of Cardiology/American Heart Association Task Force on Clinical Practice Guidelines. Hypertension. 2017. https://doi.org/10.1161/HYP.000000000000006;HYP.0000000000000066. Originally published November 13, 2017  
  2. D'Silva A, Sharma S. Management of mature athletes with cardiovascular conditions. Heart 2017;0:1–10. doi:10.1136/heartjnl-2016-310744.  
  3. Black HR, Sica D, Ferdinand K, et al. Eligibility and disqualification recommendations for competitive athletes with cardiovascular abnormalities: task force 6: hypertension: A Scientific statement from the American Heart Association and the American College of Cardiology. J Am Coll Cardiol 2015;66:2393–7. 
  4. Mancia G, Fagard R, Narkiewicz K, et al. 2013 ESH/ESC guidelines for the management of arterial hypertension: the task force for the management of arterial hypertension of the European Society of Hypertension (ESH) and of the European Society of Cardiology (ESC). Eur Heart J 2013;34:2159–219. 
  5. Pelliccia A. Recommendations for competitive sports participation in athletes with cardiovascular disease: a consensus document from the study group of sports cardiology of the working group of cardiac rehabilitation and exercise physiology and the working group of myocardial and pericardial diseases of the European society of cardiology. Eur Heart J 2005;26:1422–45.

Comentarios