Diabetes y Ejercicio

 Dr Fernando de la Guía @Cardio_delaGuia


Siguiendo con el análisis de las nuevas guías europeas de cardiología deportiva, analizamos el apartado de diabetes mellitus (DM) y ejercicio.

La inactividad física es una de las principales causas de la diabetes mellitus tipo 2 (DM2). Se sabe que el riesgo de desarrollar DM2 es entre un 50-80% mayor en personas inactivas en comparación con aquellas que son activas. La DM también se asocia de forma independiente con una disminución acelerada de la fuerza muscular y, en parte debido a la hiperglucemia, puede conducir a una movilidad articular reducida.

Tanto el entrenamiento aeróbico como el de resistencia son eficaces para el control glucémico, la reducción de la presión arterial, la pérdida de peso, la capacidad máxima de ejercicio y la dislipidemia. En las personas con pre-diabetes o síndrome metabólico, tanto el ejercicio aeróbico como el de resistencia pueden prevenir el desarrollo de diabetes. La intensidad del ejercicio parece ser de mayor importancia que el volumen de ejercicio; individuos que hacen ejercicio a intensidad moderada o alta tienen un menor riesgo de desarrollar deterioro metabólico en comparación con aquellos que tienen un gasto de energía similar a una intensidad más baja. Los estudios observacionales han demostrado una menor mortalidad en aquellos diabéticos tipo 1 y 2 que hacen ejercicio.

Durante un episodio agudo de ejercicio, la absorción de glucosa en los músculos aumenta hasta 2 h después a través de mecanismos que son independientes de la insulina. El efecto hipoglucémico inducido por el ejercicio puede disminuir mediante la realización de entrenamiento de resistencia o entrenamiento a intervalos en pacientes con DM tipo 1. 

Existe una relación dosis-respuesta entre la intensidad y el volumen de ejercicio y la duración de la absorción de glucosa por el músculo esquelético que puede durar hasta 48 h después del ejercicio. Estos factores deben ser considerados en personas con diabetes que están llevando a cabo ejercicios intensivos o deportes competitivos con el fin de evitar la hipoglucemia.

¿Cuáles son las recomendaciones en personas con DM?

  • Deberíamos recomendar programas que combinen entrenamiento aeróbico y de resistencia.
  • ¿Cuál es el programa de ejercicio ideal? Debe ser diario, de intensidad moderada, por ejemplo, caminar a paso ligero, durante al menos 30 minutos, entrenamiento de resistencia durante 15 minutos en la mayoría de los días, y actividades de intensidad más ligera (de pie, caminar) cada 30 minutos.
  • Debemos complementarlo con ejercicios de flexibilidad y equilibrio, particularmente en individuos mayores o pacientes con complicaciones microvasculares debido a su diabetes.
  • Es recomendable un reconocimiento médico previo a la puesta en marcha de un programa de ejercicio, ya que los diabéticos tienen una mayor probabilidad de enfermedad coronaria subclínica.
  • Las personas asintomáticas con DM2 y una evaluación normal, con una prueba de esfuerzo máxima normal, pueden participar en todos los deportes, pero deben ser advertidos sobre el riesgo potencial de hipoglucemia en caso de ingesta calórica inadecuada.
  • Debemos insistir que en caso de presentar síntomas sugerentes de problemas cardíacos (molestias en el pecho o falta de aliento inusual) durante el ejercicio, deben parar su actividad y consultar con su médico. 

 



REFERENCIA

Pelliccia A, Sharma S, Gati S, et al.

2020 ESC Guidelines on sports cardiology and exercise in patients with cardiovascular disease: The Task Force on sports cardiology and exercise in patients with cardiovascular disease of the European Society of Cardiology (ESC).

 

 

Comentarios