Muerte Súbita: en la mitad de los casos "avisa" antes.



Muertes “no tan súbitas”. Más de la mitad de los pacientes refirieron al menos un síntoma dentro de las 4 semanas previas a su parada cardíaca.
El 22 de diciembre 2015 se publicó on-line en la revista «Annals of Internal Medicine» un artículo muy interesante en el que se subrayaba que los pacientes que sufren un episodio de muerte súbita (MS) suelen presentar síntomas de alerta ya desde un mes antes de que se produzca.
¿Cuáles son estos síntomas? DOLOR TORÁCICO (46%) y DISNEA (18%).
¿Y en cuántos pacientes? En aproximadamente LA MITAD DE ADULTOS DE MEDIANA EDAD.
Este estudio prospectivo (área metropolitana de Portland, Oregón, EE.UU) incluyó a 839 pacientes entre 35 y 65 años de edad con episodios de MS, donde se recogió información documentada por los equipos de los servicios de emergencias médicas, intensivistas y cardiólogos en 16 hospitales locales.
De los 839 pacientes, 430 pacientes (51%) refirieron al menos un síntoma dentro de las 4 semanas anteriores a su parada cardíaca. No hubo diferencias por sexos: hombres 50%, mujeres 53% (P= 0.59).
El 80% de los pacientes comenzaron con síntomas más de 1 hora antes de la aparición del inicio de la MS, de tal modo que en 147 pacientes, el inicio de los síntomas se produjo más de 24 horas antes del episodio. Entre este subgrupo de pacientes, el 93% tuvieron nuevos episodios recurrentes de síntomas durante las 24 horas anteriores a su paro cardíaco.
 Como hemos comentado, el principal síntoma fue el dolor torácico. Los varones experimentaron más dolor que las mujeres; pero las mujeres experimentaron más disnea (P<0,001). Sin embargo, aun cuando el análisis se restringió a los pacientes con cardiopatía isquémica documentada, las tasas de dolor torácico en un 32% entre las mujeres fueron inferiores a los de los hombres en un 58% (P=0,001). El 5% de la cohorte desarrolló síncope o palpitaciones como síntomas previos a la MS. 
Entre los 430 pacientes que presentaron síntomas antes del episodio de MS, 81 pacientes (19%) había llamado al servicio de emergencia médica antes de la parada cardíaca. Entre estos 81 pacientes que hicieron una llamada, más del 75% tuvieron el evento antes de la llegada del equipo de emergencias y el 22% durante su traslado al hospital.
Casi un tercio (32,1%) de los que llamó al servicio de emergencias (911) sobrevivió hasta el alta hospitalaria, en comparación con sólo el 6% de los pacientes que no llamaron al 911 (P<0,001). En el análisis ajustado, el realizar una llamada al 911 aumentó la probabilidad de  sobrevivir al alta hospitalaria en casi cinco veces, a una razón de odds (RO) de 4,82 en comparación con los que no llamaron (P <0,001).
En conclusión: La muerte súbita no es tan repentina o súbita como podríamos pensar, ya que algunos pacientes habían presentado síntomas en las 4 semanas previas. Por cada minuto de retraso de reanimación, hay un 10% menos de posibilidades de recuperación del paciente. Por ello es tan importante conocer medidas de reanimación cardiopulmonar (RCP) y la presencia de desfibriladores en centros públicos. Sólo un 7% de los pacientes que han tenido un episodio de muerte súbita sobrevive al mismo. 


Referencia
Marijon E, Uy-Evanado A, Dumas F, et al. Warning symptoms are associated with survival from sudden cardiac arrest. Ann Intern Med 2015; DOI:10.7326/M14-2342. Abstract

AUTOR
Dr. Fernando de la Guía
@Cardio_delaGuia 

Comentarios