Estudio Prospectivo de Muerte Súbita en Niños y Adultos Jóvenes



MUERTE SÚBITA CARDÍACA EN LOS JÓVENES

 

En las últimas fechas estamos recibiendo noticias de muertes súbitas en deportistas, y artículos publicados en revistas médicas y no médicas en relación con el beneficio de la actividad física sobre nuestra salud. A menudo y por desgracia, la primera manifestación de una enfermedad cardíaca grave en los jóvenes es también el último. En las redes sociales encontramos gran controversia entre profesionales médicos que se decantan hacia la opción de realizar chequeos o reconocimiento preparticipativos a deportistas jóvenes, incluyendo toda la “batería” de pruebas diagnosticas disponibles, y otros que son más reacios a realizarlas, apoyando que con un ECG de 12 derivaciones con una exploración y anamnesis detallada sería suficiente.

¿Cuáles son las causas más comunes de muerte súbita cardíaca en los jóvenes?  
Las causas más frecuentes son patologías estructurales del corazón y entidades arritmogénicas, entre las que se incluyen la miocardiopatía hipertrófica, dilatada y arritmogénica del ventrículo derecho, miocarditis, síndrome de QT largo congénito, síndrome de Brugada y taquicardia ventricular polimórfica catecolaminérgica. 
La muerte súbita puede ser causada por variantes genéticas y lesiones cardíacas adquiridas, presentes en el 0.3% de la población. La gran mayoría desconocen su enfermedad y llevan una vida normal realizando actividades cotidianas sin control alguno, aunque algunos pueden presentar síntomas previos, que nos pueden ayudar al diagnóstico precoz.

Destacamos la revisión realizada por el UK National Screening Comité, donde se indica que la incidencia anual de muerte súbita es de 1 por 100.000 habitantes, en edades comprendidas entre 12 y 35 años.

En el articulo que comentamos en nuestro blog, publicado recientemente en NEJM, Bagnall et al presentan los resultados de un estudio observacional prospectivo donde evalúan la frecuencia y  causas de muerte súbita en jóvenes de edades comprendidas entre 1-35 años (población: Australia y Nueva Zelanda) durante un período de 2 años (a partir de 2010 de 2012), recogiendo datos de la autopsia, información demográfica, y datos clínicos, incluyendo información genética y de laboratorio.
Los investigadores definieron “muerte súbita cardiaca” (MSC) como aquella muerte en una persona sana dentro de la hora de inicio de los síntomas, o dentro de las 24 horas de haber sido visto bien por otras personas. Y se definió “Muerte súbita inexplicada” a aquella muerte cardiaca repentina sin una clara causa de muerte identificada después de una autopsia completa y exhaustiva.

Resultados:
Se identificaron 490 casos de MSC, siendo la media de edad de 24 años, con un predominio del sexo masculino (aprox 70% de los casos). Casi el 40% de las personas murió durante el sueño. La incidencia anual fue de 1,3 por cada 100.000 personas de 1-35 años. El grupo de edad con mayor riesgo fue el comprendido entre los 31-35 años (3,2 por 100.000).
El 40% de los casos tenía un corazón estructuralmente normal y se designaron a las muertes súbitas sin explicación. Entre las causas de MSC, la más frecuente fue coronariopatía (24%), seguida de las miocardiopatías hereditarias (16%). Para todos los subgrupos de edad, la muerte inexplicable fue el hallazgo más frecuente, excepto para aquellas sucedidas entre los 31-35 años, donde la coronariopatía fue la más común y frecuente.
En casi el 30% de los casos muerte súbita inexplicada, se identificó una mutación genética cardíaca clínicamente relevante. Durante el seguimiento, se identificó en el 12% de las familias un diagnóstico de enfermedad cardiovascular heredada



Datos relevantes 
  •  Las MSC inexplicables en jóvenes representan el 40% de los casos.  
  • Aunque a menudo pensamos acerca de la coronariopatía como una enfermedad que se presenta en la población de más edad, casi el 25% de los casos en este estudio tenían enfermedad arterial coronaria que conduce a la MSC, con un riesgo más alto en el grupo de mayor edad (31-35 años).
  • Las pruebas genéticas fueron capaces de identificar una mutación genética cardíaca clínicamente relevante para casi un tercio de los casos de muerte súbita inexplicada y aumenta la probabilidad de identificar una posible causa de muerte en personas en los que solo se ha realizado la autopsia.




CONCLUSIONES:
Este estudio sugiere que las pruebas genéticas pueden ser útiles junto a la autopsia en casos de MSC inexplicada en los jóvenes, aunque quedan muchos casos para los que no se encuentra una etiologia evidente. 
Nos planteamos la pregunta de la necesidad de realización de screening en deportistas menores de 35 años, algo que sigue generando mucha controversia. Ciertamente el mayor beneficio lo conseguiríamos en deportistas con mayor riesgo cardiovascular y, en este estudio, la presencia de coronariopatía es más elevada de lo que inicialmente se podría sospechar en personas jóvenes. 
Realizar controles médicos a deportistas jóvenes podría derivar en problemas para ellos y su entorno en caso de resultados inciertos. Estos temas los abordaremos en próximas revisiones, habrá tiempo para ello!!!


REFERENCIA
A Prospective Study of Sudden Cardiac Death among Children and Young Adults
Richard D. Bagnall, et al. N Engl J Med 2016; 374:2441-2452. June 23, 2016 DOI: 10.1056/NEJMoa1510687


http://www.nejm.org/doi/full/10.1056/NEJMoa1510687

AUTOR
Dr. Fernando de la Guía
@Cardio_delaGuia 

Comentarios