¿QUÉ SUCEDE CON EL EJERCICIO? ¿ES BUENO O ES MALO?

¿QUÉ SUCEDE CON EL EJERCICIO? ¿ES BUENO O ES MALO?
WHAT HAPPENS TO EXERCISE? IS IT GOOD OR BAD?

Prácticamente todos los días se están publicando en las principales revistas médicas, artículos y revisiones con estudios en relación con la actividad física y la repercusión funcional que puede tener sobre el sistema cardiovascular.

En el último congreso de la European Society of Cardiology (ESC) hubo una mesa de trabajo con numerosas ponencias en donde se puso especial énfasis en los beneficios y en la probable “cardiotoxicidad” del ejercicio, sobre todo del deporte de resistencia (“endurance”).

Las informaciones son diversas, y aquí os destacamos algunas conclusiones:
  • El ejercicio debe considerarse siempre beneficioso cuando lo comparamos con el sedentarismo. Nunca podremos decir que es mejor quedarse quieto que realizar algún tipo de actividad física.

  • El ejercicio es bueno para reducir la obesidad, la tensión arterial, la diabetes, así como otras patologías (incluidos algunos tipos de cáncer). ¿Hay algo mejor?

  • Se recomienda un nivel de ejercicio moderado de aproximadamente 150 minutos a la semana.

  • Por cada MET de incremento en nuestra actividad física, podemos reducir entre un 13-20% la mortalidad cardíaca.

  • El ejercicio moderado aumenta la capacidad funcional y mejora el pronóstico en pacientes con insuficiencia cardíaca. 

  • A los pacientes con fibrilación auricular (FA) se les recomienda la realización habitual de actividad física moderada (Clase, nivel de evidencia: IA); aunque en las últimas guías de la ESC se indica que los atletas deben ser avisados de que la participación en deporte de intensa actividad y duración puede promover la aparición de FA. 
     
  • En atletas, la ablación de la FA debe ser considerada para prevenir la recurrencia de FA.

  • El ejercicio extremo (“extreme endurance exercise”) está asociado a disfunción cardíaca transitoria, que en el caso que esta actividad sea repetida e intensa puede asociarse a fibrosis cardiaca y arritmias, particularmente la fibrilación auricular. 

  • Los beneficios máximos del ejercicio de alta intensidad (correr: o con el término anglosajon de “running”) pueden aparecer con niveles de ejercicio bastante bajos.

  • Los “maratonianos” tienen un riesgo superior a los que realizan un ejercicio moderado, pero aun así el riesgo es bajo, siempre que realicen sus entrenamientos y carreras en umbral aeróbico, sin alcanzar frecuencias cardíacas próximas o superiores al umbral anaeróbico. 

  • En una exposicion, se indicó que “Para la salud, más no es mejor y puede ser peor”.
     
  • … Y muchas más conclusiones e informaciones al respecto que iremos desgranando en nuestro Blog.
Así pues, siempre insistiremos en nuestro lema: EJERCICIO ES SALUD, PERO CON CONTROL.

#CardiologiaDeportiva

AUTOR
Dr. Fernando de la Guía
@Cardio_delaGuia 

Comentarios