Hallazgos Normales en ECG Atletas: International recommendations for electrocardiographic interpretation in athletes

ECG de Atletas: Hallazgos Normales


En este 2º post de nuestro Blog de #CardiologíaDeportiva en relación con el documento de ECG en deportistas (International recommendations for electrocardiographic interpretation in athletes) detallamos los hallazgos normales en los ECGs, tal y como queda expuesto en el artículo que ha sido avalado por el grupo de trabajo de Cardiología del deporte de la Sociedad Española de Cardiología.

La práctica regular y a largo plazo de ejercicio (mínimo 4 horas semanales) se asocia con manifestaciones eléctricas que reflejan el aumento del tamaño de las cavidades cardíacas y el aumento del tono vagal. Las alteraciones del ECG relacionadas con el entrenamiento son adaptaciones fisiológicas al ejercicio regular, consideradas variantes normales en atletas y no requieren mayor evaluación en atletas asintomáticos sin antecedentes familiares significativos.

Las consecuencias del aumento del tono vagal incluyen repolarización precoz, bradicardia sinusal y arritmia sinusal. Otros marcadores menos comunes de aumento del tono vagal son los ritmos auriculares ectópicos o de la unión, el bloqueo auriculoventricular (AV) de 1er grado y el bloqueo AV de 2º grado Mobitz I (Wenckebach).


A continuación pasamos a exponer los hallazgos ECG normales en atletas:

  • Incremento aislado de voltaje QRS por HVI o HVD

Es parte del espectro normal de hallazgos de ECG en atletas y en ausencia de otros hallazgos ECG o marcadores clínicos de patología no requiere una evaluación adicional.
  • Hipertrofia ventricular izquierda: SV1 + RV5 o RV6 >3.5 mV.
  • Hipertrofia ventricular derecha: RV1 + SV5 o SV6 >1.1 mV
Hipertrofia Ventricular Derecha
  • Bloqueo incompleto de rama derecha (BIRD):

Patrón rSR’ en V1 y patrón qRS en V6 con una duración del QRS <120 ms. 

Los estudios sugieren que la conducción ligeramente retrasada del ventrículo derecho (VD) en atletas es causada por remodelación del VD, con aumento del tamaño de la cavidad y un aumento del tiempo de conducción resultante, en lugar de un retraso intrínseco dentro del sistema de His-Purkinje.

Por lo tanto, el BIRD representa un fenotipo de adaptación cardíaca al ejercicio y en ausencia de otras características sugestivas de la enfermedad no requiere evaluación adicional.


  • Repolarización Precoz:

Todos los patrones de repolarización precoz, cuando están presentes aisladamente y sin marcadores clínicos de patología, deben considerarse variantes benignas en atletas.




  • Variante de repolarización del atleta negro:

La inversión de la onda T en V1-4 cuando se precede de elevación del punto J y la elevación convexa del segmento ST debe considerarse parte del “corazón del atleta negro” y no debe dar lugar a una investigación adicional, en ausencia de otras características clínicas o de ECG de cardiomiopatía.

Más de ⅔ de atletas negros presentan una elevación del segmento ST y hasta un 25% tienen inversión onda T en su ECG.


  • Modelo de onda T juvenil:

Inversión de onda T en las derivaciones anteriores (V1-3) en atletas adolescentes <16 años de edad (o atletas prepúberes) no debe inducir una evaluación adicional en ausencia de síntomas, signos o antecedentes familiares de enfermedad cardíaca.


  • Bradicardia sinusal:
Está presente en hasta un 80% de atletas con alto nivel de entrenamiento.

En ausencia de síntomas como fatiga, mareos o síncope, las frecuencias cardíacas ≥ 30 lpm se consideran normales en atletas altamente entrenados. La bradicardia sinusal debe resolverse con el inicio de la actividad física.


  • Arritmia sinusal:
La variación fisiológica de la frecuencia cardiaca con la respiración (aumento con la inspiración, disminución con espiración) es un hallazgo normal (debe resolverse con el inicio del ejercicio) y no debe confundirse con disfunción del nodo sinusal o síndrome del seno enfermo. Las características diferenciadoras que sugieren la disfunción del nódulo sinusal incluyen:
  • Ausencia de cambios rítmicos en la frecuencia cardíaca
  • Pausas prolongadas o períodos de paro sinusal
  • Respuesta inadecuada al ejercicio (aceleración retardada y desaceleración inapropiadamente rápida)
  • Asociación con síntomas (intolerancia al ejercicio, pre-síncope y síncope).


















  • Ritmo de escape o nodal:
El intervalo R-R es regular en un ritmo de escape y los complejos QRS son estrechos a menos que el QRS basal tenga un bloque de rama. El ritmo sinusal debe reanudarse con el inicio de la actividad física. La frecuencia del QRS es más rápida que la onda P de reposo o la frecuencia sinusal y, típicamente, <100 latidos/min con complejo QRS estrecho, a menos que el QRS basal sea conducido con aberrancia.


  • Bloqueo Aurículo-Ventricular de 1º grado y Bloqueo Aurículo-Ventricular de 2º grado Mobitz I (Wenckebach):
En ausencia de síntomas, los ritmos cardíacos ≥ 30 lpm se consideran normales en atletas altamente entrenados. El ritmo sinusal debe reanudarse y la bradicardia debe resolverse con el inicio de la actividad física.



En conclusión: los hallazgos ECG relacionados con el entrenamiento son adaptaciones fisiológicas al ejercicio regular, y deben ser consideradas variantes normales en atletas y no requieren mayor evaluación en atletas asintomáticos sin antecedentes familiares significativos.






REFERENCIA:
Sanjay Sharma, Jonathan A. Drezner, Aaron Baggish et al.


AUTOR:
Dr. Fernando de la Guía




Comentarios