Restricciones y Contraindicaciones en Deportistas de Competición con Problemas Cardíacos


💻 Dr Fernando de la Guía

Restricciones en deportistas con enfermedades cardiacas ¿es hora de reconsiderarlas a la hora de competir?

Interesante editorial en Br J Sports Med en relación con las nuevas actualizaciones que han surgido en materia de cardiología del deporte y las restricciones en caso de trastornos cardiacos en deportistas de competición.
Tal y como se indica, la muerte cardíaca súbita (SCD) en atletas jóvenes es un evento raro y dramático. Las directrices de consenso iniciales de 2005 recomendaban la restricción de los deportes competitivos para todos los atletas con miocardiopatías y canalopatías hereditarias, con muy pocas excepciones.

Después de décadas de un enfoque conservador los hallazgos recientes cuestionan estas restricciones. ¿Por qué?:

1º. Los datos sobre el uso de desfibriladores externos automáticos (DEA) son mayores y esperanzadores. Cuando sucede una SCD y se reconoce correctamente y hay un DEA disponible de inmediato, la supervivencia de la SCD aumenta claramente. 

2º. Hay 2 estudios recientes, uno centrado en el síndrome de QT largo en atletas, y otro en taquicardia ventricular catecolaminérgica, que han sugerido que la posibilidad de competir puede ser aceptable si los atletas están bien informados y cumplen totalmente con la terapia indicada. Un trabajo reciente de la American Heart Association y el American College of Cardiology ha sugerido que la práctica deportiva competitiva puede ser permisible en algunos atletas con canalopatías, suponiendo que se hayan tomado las medidas de precaución adecuadas, siendo importante que se eviten fármacos exacerbantes, evitar la deshidratación, realizar un reabastecimiento adecuado de electrolitos (con bebidas que contengan Mg2+ y K+) y el establecimiento de un plan de acción de emergencia con personal capacitado en resucitación cardiopulmonar y acceso a un DEA.

3º. En un análisis reciente de 184 muertes consecutivas en pacientes con miocardiopatía hipertrófica remitidos a un solo centro, los autores observaron que el 81% de las muertes ocurrieron en reposo, sin relación con el esfuerzo. Estos datos sugieren que el diagnóstico de estos individuos antes de que ocurra una arritmia ventricular es de suma importancia, ya que puede permitir la implementación de medidas preventivas efectivas, como son los desfibriladores (DCI).

4º. En relación con los atletas con DCI: en el Registro de Seguridad Deportiva de DCI (registro multicéntrico y multinacional) no se observaron eventos adversos mayores (muerte taquiarritmica, taquiarritmia reanimada durante o después de la práctica deportiva, o lesiones severas resultantes de síncope relacionado con arritmia o shock durante el deporte), lo que sugiere que los atletas pueden participar en deportes.
El editorial manifiesta que después de seguir la trayectoria de miles de deportistas descalificados a lo largo de los años, actualmente se carece de conocimientos sobre la historia natural de estas entidades y que las antiguas recomendaciones fueron excesivas, ya que los deportes competitivos podrían, después de todo, no causar un evento cardiovascular importante en todos estos individuos que fueron descalificados. 

Los autores indican que esta comprensión debería llevarnos a pasar a un enfoque más equilibrado, pero aún cauteloso, cuando se trata de decisiones potenciales de descalificación en atletas con trastornos cardíacos identificados
Tiempo para el "empoderamiento" ("empowerment") de los atletas.

En las últimas décadas, la medicina se ha vuelto más abierta para permitir la participación de los pacientes en las decisiones sobre el diagnóstico y el tratamiento de sus patologías, un concepto conocido como 'empoderamiento' o 'empowerment', que se está implementando de manera más amplia. Un paso adelante con respecto a los trastornos cardíacos incluye el empoderamiento y la toma de decisiones compartida, siendo importante el papel del atleta a la hora de planificar su futuro.

El editorial subraya la responsabilidad del médico a informar a los atletas sobre su enfermedad, la historia natural, las opciones de tratamiento, las áreas de incertidumbre y ayudarles a tomar una decisión basada en sus propios valores y el riesgo estimado subyacente de SCD. 

Se preguntan ¿Cómo podemos negarles a estos atletas el derecho a exponerse a un riesgo pequeño e incierto que puede reducirse sustancialmente en la mayoría de las circunstancias con DEAs, DCIs, o medicamentos, mientras aceptamos los riesgos de muerte o lesión cerebral traumática en deportes de motor y deportes de contacto como boxeo/ kick-boxing, fútbol americano o rugby?
Trastornos cardiacos y problemas contractuales

Ocurre una situación especial para los médicos del equipo. Aunque los médicos deportivos aún deben tener el mismo enfoque de empoderamiento y obligaciones hacia el atleta/paciente, surgen problemas éticos y de complejidad adicionales al tratar a los atletas que finalizan un contrato.  El médico del equipo deportivo está obligado a proporcionar información a la gerencia del equipo sobre el estado de salud del atleta. En consecuencia, los clubes pueden estar preocupados por el riesgo de SCD y el efecto en su club, y hace referencia a la posibilidad de un posible traspaso y negociación con otro club. Se plantean una discusión al respecto, indicando que en última instancia, depende del club decidir si aceptan o no la contratación del atleta. Sin embargo, el atleta, y no el médico, debe decidir si quiere competir tras ser informado del riesgo que tiene.

Así pues, los autores de esta editorial concluyen indicando que para muchas enfermedades cardíacas ha llegado el momento de que los cardiólogos deportivos y los médicos de los clubs abandonen un "enfoque paternalista" e involucren a los atletas en el proceso de toma de decisiones. Resaltan que después de todo, son sus vidas y metas sobre las que se está decidiendo. Debería formalizarse un proceso de consentimiento informado entre el médico, el atleta y el equipo deportivo, detallar los riesgos conocidos y desconocidos y registrar que el atleta está tomando una decisión completamente informada para competir.


REFERENCIA
Providência R, Teixeira C, Segal O, et al
Is it time to loosen the restrictions on athletes with cardiac disorders competing in sport?
Br J Sports Med Published Online First: 28 April 2017. doi: 10.1136/bjsports-2016-097002


Comentarios

Publicar un comentario