Caminar a buen ritmo es muy bueno para nuestra salud

💻 Dr. Fernando de la Guía  @Cardio_delaGuia

¿Qué velocidad de paseo es adecuada para mejorar nuestra salud?

Interesante estudio donde se examinan las asociaciones entre el ritmo de paseo, marcha o caminata con la mortalidad por todas las causas, por enfermedad cardiovascular (ECV) y por cáncer. Se estudia el efecto que puede tener el volumen total de actividad física, la intensidad con la que realizamos la actividad física, la edad, el sexo y el índice de masa corporal (IMC).

Se trata de un análisis prospectivo realizado en Inglaterra y Escocia entre los años 1994 y 2008,  de 11 encuestas poblacionales, que se relacionaron con los registros de mortalidad. Se examinaron las asociaciones entre el ritmo de caminar y la mortalidad por todas las causas, el cáncer y la enfermedad cardiovascular.

La actividad física fue evaluada mediante un cuestionario administrado por el entrevistador que completaba la persona encuestada, respecto a la actividad realizada en las 4 semanas previas a la entrevista. Se empleaba una pregunta sobre el número de días caminados en las últimas 4 semanas, así como el promedio de tiempo que caminaban cada día y el ritmo habitual de caminar ("cuál de los siguientes respuestas describe su ritmo habitual de caminar: ritmo lento, ritmo promedio, ritmo bastante rápido, ritmo rápido: 6.4 km/h”').  Los resultados son muy interesantes porque se analiza un total de 50.225 personas.

Entre los participantes que no experimentaron un evento en los primeros 2 años de seguimiento, se comprobó que aquellos que caminaron con un ritmo promedio acelerado/rápido tenían  un riesgo reducido de mortalidad (entre un 20-24% aproximadamente) en comparación con aquellos que indicaron que empleaban un ritmo lento de paseo.

En los análisis más detallados se comprobó que estas asociaciones fueron evidentes entre aquellos sujetos mayores de 50 años, entre aquellos que no cumplían con las recomendaciones de actividad física y los que no realizaban actividad de intensidad vigorosa o intensiva. No hubo diferencias en relación con el sexo del paciente ni con el índice de masa corporal (IMC). Tampoco se observaron asociaciones entre el ritmo de paseo y la mortalidad por cáncer. 

Este estudio británico concluye que "caminar beneficia a la salud". Asimismo sugieren que "si aumentamos el ritmo o la velocidad del paso que empleamos para caminar, podríamos reducir el riesgo de mortalidad por todas las causas, así como por enfermedad cardiovascular". Por ello, deberíamos insistir en la necesidad de enviar mensajes de salud pública principalmente en aquellos personas en las que es más complicado aumentar la cantidad y frecuencia de la actividad física".

Comentarios

¡Qué importante es moverse, caminar, no ser sedentario! Tenemos que seguir siendo insistentes en la necesidad de un aumento del nivel de actividad física: debe ser clave la promoción de la actividad física entre la población. Hay que seguir remarcando que caminar regularmente conlleva muchos beneficios de salud física, mental y social. Muchos estudios se han publicado destacando el hecho que esta actividad se asocia con una reducción en el riesgo de muerte en comparación con aquellos que son sedentarios y no caminan. 

Un análisis de más de 250.000 adultos en el Reino Unido halló que ir caminando al trabajo se asoció con una reducción de hasta un 36% en el riesgo de mortalidad por enfermedad cardiovascular en comparación con aquellos que se desplazaban por medios no activos. Los resultados para la mortalidad por cáncer son menos claros y diferentes estudios con grandes cohortes no han encontrado asociaciones significativas entre el volumen de marcha y la mortalidad por cáncer.  

Un estudio tan importante como es el Copenhagen Heart Heart Study informó de una reducción de riesgo de insuficiencia cardíaca en aquellas personas que tenían un ritmo de marcha moderada-alta en comparación con aquellas personas que caminaban con una velocidad lenta. Incluso destacaron que este ritmo de marcha podría tener una asociación más fuerte con la insuficiencia cardíaca que la duración total de la caminata. 


También hay un estudio estudio publicado en New England Journal of Medicine en 2002 (Manson et al) entre más de 70.000 mujeres posmenopáusicas con edades entre 50-79 años, que mostró que el ritmo de caminar se asoció con una incidencia reducida de enfermedad cardiovascular de forma dosis-respuesta.

Así pues, estamos ante el primer estudio que nos indica cuál es la velocidad de paseo adecuada para mejorar nuestra salud. Deberíamos caminar a una velocidad entre los 5 y los 7 km/hora, es decir, a un ritmo de marcha entre 8.5 y 12 minutos el kilómetro. Según este estudio, la mortalidad cardiovascular sí que podría estar relacionada con nuestra velocidad de paso, de tal modo que si podemos ir un poco más rápido, mucho mejor, porque los resultados son muy significativos, con una reducción entre el 20 y el 24% del riesgo de mortalidad por cualquier causa, aunque sigue sin demostrarse una reducción de riesgo con el cáncer. 


Por lo tanto, que haces que no apagas el móvil, la tablet o el ordenador y te pones a caminar, pero a un buen ritmo. Vamosssss!!!!






REFERENCIA:
Stamatakis E, Kelly P, Strain T, et al

Self-rated walking pace and all-cause, cardiovascular disease and cancer mortality: individual participant pooled analysis of 50 225 walkers from 11 population British cohorts

Br J Sports Med 2018;52:761-768.

 

Comentarios