Acidos Grasos Omega-3 y Corazón: Relación incierta

💻 Dr. Fernando de la Guía
@Cardio_delaGuia


¿Debemos prescribir ácidos grasos omega-3 para mejorar la salud cardiovascular?


Interesante revisión sistemática Cochrane sobre los ácidos grasos omega-3 y su supuesta protección cardiovascular.

A la luz de los resultados obtenidos, los ácidos grasos omega-3 pueden no reducir el riesgo de eventos cardiovasculares, muertes por enfermedad coronaria (EC), derrames cerebrales o arritmias cardíacas.

Esta revisión sistemática Cochrane que abarcó hallazgos de 79 estudios con más de 112.000 personas no encontró evidencia de que el aumento del consumo de ácido alfa linolénico (ALA) y ácidos grasos omega-3 de cadena larga (LCn3), ácido eicosapentaenoico o ácido docosahexaenoico mejoren la salud cardiovascular o proteja contra la muerte por cualquier causa o eventos cardiovasculares. El LCn3 deriva del pescado, mientras que el ALA (ácido graso omega-3 de cadena más corta) proviene de fuentes vegetales y se convierte parcialmente en ácidos grasos LCn3 en el cuerpo.

Las evidencias obtenidas son:

1.- Evidencia de baja/moderada calidad en relación con que el ALA puede reducir levemente los eventos cardiovasculares, la mortalidad y las arritmias.

2.- Evidencia de alta calidad que sugiere que los LCn3 pueden reducir los triglicéridos y aumentar el colesterol de las lipoproteínas de alta densidad (HDL).

Por ello, únicamente cuando haya una necesidad específica de reducir los triglicéridos, podríamos emplear los suplementos de omega-3. 

Se sigue insistiendo en otras terapias más beneficiosas, como son una dieta equilibrada y sana, como por ejemplo, la dieta mediterránea, y realizar ejercicio o actividad fisica de forma habitual.

Así pues, nos encontramos ante la evaluación sistemática más extensa realizada hasta la fecha sobre los efectos de los ácidos grasos omega-3 sobre la salud cardiovascular, que nos indican una evidencia moderada-alta de ausencia de efecto beneficioso sobre la mortalidad o salud CV en aquellos personas que toman suplementos con EPA y DHA (ácido eicosapentaenoico y ácido docosahexaenoico). 

Hay una evidencia de baja calidad que sugiere que el ALA puede reducir levemente el riesgo de eventos CV, la mortalidad por cardiopatía isquémica y eventos arrítmicos.



Referencia

Comentarios