Deportistas Máster y Riesgo de Enfermedad Cardiovascular

💻 Dr. Fernando de la Guía

Deportistas de mediana edad con factores de riesgo cardiovascular. ¿Son necesarias pruebas para evitar problemas con el ejercicio?
Este post tiene importancia porque cada vez es más frecuente que gente "veterana", conocida también como "másters", se inicien en prácticas deportivas, y ciertamente muchos de ellos no se han hecho nunca un control médico para conocer si pueden realizar de forma adecuada y sin peligro una actividad física importante. Por ello vamos a analizar una nueva investigación de la Universidad de Columbia Británica donde resaltan el hecho que los deportistas de mediana edad y mayores sean examinados previamente para detectar factores de riesgo cardiovascular, especialmente si tienen presión arterial alta, colesterol elevado o antecedentes familiares de enfermedad cardiovascular.
Este trabajo ha sido publicado en la revista "BMJ Open Sport and Exercise Medicine". Estudiaron 798 deportistas "máster", es decir, adultos de más de 35 años que realizaban actividad física moderada a vigorosa al menos 3 días a la semana, donde se incluyeron corredores, ciclistas, triatletas, remeros y jugadores de hockey.
La enfermedad arterial coronaria subyacente es la principal causa de muerte súbita cardíaca en deportistas máster (> 35 años). Un examen preparticipación puede detectar enfermedades cardiovasculares, sin embargo, el método de detección óptimo no está definido en esta población, empleándose cuestionarios específicos como el "Physical Activity Readiness Questionnaire for Everyone" (PAR-Q+) y el "American Heart Association (AHA) Preparticipation Screening Questionnaire".  
En este estudio transversal se realizó un examen preparticipativo que incluía un ECG, las recomendaciones AHA de 14 puntos y Framingham Risk Score (FRS). Si el examen era anormal, se realizaron evaluaciones adicionales como angiografía coronaria por TAC, para determinar si tenían enfermedad cardiovascular significativa. La eficacia de las pruebas se determinó por su valor predictivo positivo (VPP). A los participantes se les hizo una serie de preguntas sobre su salud, historia familiar y niveles de actividad física. También se les midió la presión arterial y se midió la circunferencia de la cintura. 
¿Qué características tenían los atletas estudiados y que resultados se obtuvieron?: 
  • El 62,7% eran varones, con una media de edad de 54,6 ± 9,5 años, rango 35-81. 
  • Las horas equivalentes de trabajo metabólico por semana fueron de 80.8 ± 44.0 y la media promedio de actividad física fue de 35.1 ± 14.8 años. 
  • El 64% se tuvieron que someter a evaluaciones adicionales. 
  • En un 11.4% se detectó enfermedad cardiovascular, siendo el diagnóstico más común el enfermedad arterial coronaria (7,9%). 
  • Un alto FRS (Framingham Risk Score > 20%) fue detectado en la población de estudio (en un 8.5%). 
  • 10 deportistas fueron diagnosticados con coronariopatía importante.
  • El 90% estaba asintomático. 
  • Se comprobó que un FRS alto fue más indicativo de enfermedad coronaria subyacente (VPV 38,2%).
CONCLUSIONES:
  1. A pesar de su alto nivel de aptitud física, los deportistas máster pueden tener un riesgo cardiovascular elevado. 
  2. Un FRS alto (Framingham Risk Score > 20%) fue el mejor predictor de coronariopatía en atletas máster y debería incorporarse al algoritmo de selección de preparticipación. 
  3. Se puede justificar un ECG como método básico de screening. 
  4. Las pruebas de esfuerzo pueden estar indicadas en atletas master sintomáticos, que tienen antecedentes familiares de enfermedad coronaria prematura y/o tienen un FRS intermedio o alto. 
  5. El método óptimo para examinar a los atletas master requiere un estudio continuo para disminuir el número de falsos positivos, precisando de herramientas de evaluación accesibles y rentables para identificar a deportistas potencialmente en riesgo.
COMENTARIOS:

Desde nuestro punto de vista deberíamos recomendar a los deportistas máster que participan en deportes activos con ejercicio intenso que se sometan a un examen previo pre-participación, aunque es posible que no todos estén de acuerdo con esta apreciación, incluso dentro de compañeros que se dedican a la cardiología, ya que pueden indicar que se precisa más investigación para evaluar la eficacia en la reducción de eventos cardíacos y su costo-efectividad con la realización de estas pruebas. 

Sin embargo, creemos que independientemente del estado del deportista, las personas deben evaluar sus factores de riesgo cardíaco, y si experimenta síntomas cardíacos (dolor en el pecho, dificultad para respirar o palpitaciones), debe ser evaluado por un cardiólogo para descartar una enfermedad subyacente.

Hay que incentivar que la población haga ejercicio porque nadie puede dudar que los beneficios son superiores a los riesgos. También debemos resaltar que la moderación también es importante, debemos evitar riesgos innecesarios, hay que pensar que al día siguiente debemos seguir haciendo ejercicio. Y por ello, si el deportista tiene factores de riesgo cardiovascular conocidos (hipertensión, colesterol elevados, historia familiar prematura de cardiopatía, diabetes, tabaquismo,...), debería tener conciencia de los problemas que puede tener si hace deporte intensivo sin control.

Como bien se resalta en este trabajo, los atletas máster no son inmunes a tener un riesgo cardiovascular elevado ni a padecer enfermedad cardiovascular, a pesar de una alta preparación física, constancia en el ejercicio y años de práctica deportiva. Un examen físico completo incluyendo un ECG debería ser imprescindible. En este trabajo se destaca que un 11% de atletas máster tenían enfermedad cardiovascular clínicamente significativa, y un 8.5% un riesgo cardiovascular alto.   


REFERENCIA



Comentarios