Enfermedad coronaria en deportistas "aparentemente" sanos

💻 Dr. Fernando de la Guía @Cardio_delaGuia

Las noticias sobre problemas cardiológicos en deportistas profesionales siempre llama la atención a nivel social y mediático. En este articulo se hace mención a varios estudios en relación con este problema, que destacan la presencia de muertes súbitas cardiacas (MSC) durante la participación en deporte entre atletas competitivos y no competitivos, así como en jugadores de fútbol profesional en competiciones europeas. Las preguntas que se plantean son muchas, pero se resumirían en dos:

1.   ¿Cómo puede suceder esto en deportistas supuestamente sanos? 
2.   ¿Estos eventos podrían haber sido evitados?

Como hemos mencionado en varios post de nuestro blog de cardiología del deporte, la enfermedad coronaria, cuya máxima expresión es el infarto de miocardio, es la causa principal de MSC  relacionada con el ejercicio en deportistas de más de 35 años.

Y, evidentemente, estos atletas también pueden tener factores de riesgo asociados con esta enfermedad coronaria (hipertensión, diabetes, hipercolesterolemia, estrés psicológico y emocional, predisposición genética, incluso tabaquismo). 

A estos "tradicionales" factores, vamos a tener que añadir "nuevos" factores que se están incorporando, como son la lipoproteína (a), la homocisteína, la proteína C reactiva, partículas de colesterol de lipoproteínas pequeñas y densas de baja densidad. fibrinógeno y mieloperoxidasa, etc.  Por eso, el hecho de ser deportista profesional o realizar deporte de forma habitual, no es eximente para poder padecer un evento coronario agudo.

Siempre se insiste en la realización de una adecuada evaluación cardiaca previa a cualquier participación deportiva, donde se deberían incluir una completa anamnesis y exploración física detallada, así como la realización de pruebas complementarias, como son el electrocardiograma, un ecocardiograma para valoración funcional y anatómica del corazón y una prueba de esfuerzo, mejor con análisis de gases o ergoespirometría), aunque en muchas ocasiones, a pesar de la realización de estos chequeos o controles, el riesgo sigue estando presente y no sean diagnosticados, y por ello se puedan añadir más estudios complementarios, como son la TAC coronaria, para análisis de calcificación de la arteria coronaria, que es más frecuente entre los corredores de maratón y ciclistas de resistencia veteranos, aunque últimos estudios han demostrado que se tratarían de placas calcificadas que son más benignas. 

Este trabajo incide en la utilidad de nuevas variables biológicas (biomarcadores genéticos, transcriptómicos y/o epigenéticos) para detección genética y evaluación de riesgo de enfermedad coronaria en personas asintomáticas.

Y finalmente la pregunta que todos nos hemos planteado cuando suceden estos hechos: ¿Podrán volver a competir?

En resumen, se recomienda que un atleta-paciente que haya sufrido un infarto de miocardio que ha precisado de una revascularización completa (bien con implante de stents o cirugía by-pass) y sin isquemia residual vuelva al ejercicio gradual tan pronto como sea posible, con la importancia que tienen los programas de rehabilitación cardíaca, evaluándose a los 3 meses la posibilidad de reincorporación al deporte de competición, si han tolerado adecuadamente un aumento gradual en la carga de trabajo. 

Otro tema a valorar y que marcará su inmediata reincorporacion al deporte de competición será la presencia de "contacto" en sus actividades deportivas, ya que estos deportistas están tratados con medicacion antiagregante (aspirina junto a otra medicina: clopidogrel, ticagrelor o prasugrel) que les aumenta el riesgo de un sangrado traumático.

Así pues, si el deportista tras un evento coronario ha precisado de un cateterismo con implante de uno o varios stents intracoronarios, debemos subrayar que si desean volver a competir, deberán esperar por lo menos un mínimo de 3 meses y realizar evaluaciones cardiológicas para valorar los pros y los contras, porque no debemos olvidar que se estamos hablando de deportistas profesionales o semi-profesionales en los que también entran aspectos económicos muy importantes. El diálogo, la comunicación entre médico y paciente es esencial, y entre todos se debe consensuar lo mejor para el paciente y su entorno.


Muy interesante artículo el publicado en la Revista Europea de Cardiología Preventiva; os dejamos aquí el enlace:

REFERENCIA

Sanchis-Gomar, F., Perez-Quilis, C., Pareja-Galeano, H., & Lippi, G. (2019).
Undetected coronary artery disease in apparently healthy athletes. European Journal of Preventive Cardiology. 2019.
https://doi.org/10.1177/2047487319859970

Comentarios