Falta de sueño y arritmias

En esta ocasión nos hacemos eco de un tema realmente muy importante y, a veces, poco considerado, como es el sueño. No podemos olvidar que prácticamente nos pasamos un tercio de nuestra vida durmiendo (o intentándolo), y los últimos trabajos publicados relacionan un mal comportamiento del sueño con la presencia de arritmias cardíacas y, más concretamente con la famosa fibrilación auricular (FA). 

Para ello remarcar brevemente varios estudios recientes sobre este tema:

(1) Un amplio trabajo realizó estudios de sueño en domicilio y comprobó que la incidencia de FA aumentó significativamente en aquellas personas con menos sueño REM, y con un diagnóstico previo de insomnio. 

(2) Un estudio de 2021, evaluó más de 400.000 adultos sin antecedentes de arritmias, con análisis de duración del sueño, insomnio, ronquidos, somnolencia diurna excesiva, actividad diurna o nocturna, incluyéndose un análisis genético para determinar si tenían una predisposición genética a desarrollar FA. Los resultados concluyeron que los patrones "protectores" de arritmia fueron:

    - Dormir 7-8 horas por noche. Ausencia de insomnio, ausencia de somnolencia diurna frecuente

Un sueño saludable proporcionó la mayor protección contra la FA en aquellos con la menor predisposición genética con un beneficio decreciente en aquellos con predisposición genética intermedia y alta. Hay que destacar que no se apreció asociación entre el patrón de sueño y las arritmias ventriculares. Los resultados de este estudio indican que un patrón de sueño saludable se asocia con un menor riesgo de FA y bradiarritmia (pulso lento e irregular), independientemente de los factores de riesgo tradicionales, y la asociación con la FA se ve modificada por la susceptibilidad genética.

Así pues, es evidente que el síndrome de apnea obstructiva del sueño se asocia con la fibrilación auricular, pero empieza a quedar claro que la calidad y la cantidad del sueño tienen un impacto significativo en el desarrollo de la fibrilación auricular, independientemente del diagnóstico de apnea del sueño (3).

Y el ejercicio juega un papel importante en la regulación del sueño. Las personas que han sido activas previamente concilian mejor el sueño y aumentan el tiempo de descanso nocturno en las fases del sueño más reparadoras. Por lo tanto, una buena terapia para combatir los problemas del sueño es aumentar la actividad física. 

Autor: Dr. Fernando de la Guía (Cardiólogo) @Cardio_delaGuia



 REFERENCIAS

(1) Christensen MA, Dixit S, Dewland TA et al. Slepp characteristics that predict atrial fibrillation. Heart Rhythm 2019; 15-1289-95

(2) Li X, Zhou T, Ma H,, et al. Healthy sleep patterns and risk of incident arrhythmias. J Am Coll Cardiol 2021;78:1197-1207

(3) Chu E. Web ACC. Dec 16 2021. The impact of Lifestyle on Atrial Fibrillation. 

Comentarios