Entradas

Mostrando entradas de abril, 2018

Tratamiento Anti-Tabaco en Deportistas

Imagen
💻   Dr. Fernando de la Guía @Cardio_delaGuia Tratamientos para dejar de fumar. ¿Tienen riesgo cardiovascular? En la consulta de cardiología deportiva esta última semana un deportista fumador… si, has leído bien: ¡deportista fumador!, me ha preguntado sobre los tratamientos para dejar de fumar, porque le habían dicho (seguramente había leído algo en Dr. Google) que podían ser peligrosos para el corazón y tener mayor riesgo cardiovascular (CV). Precisamente apoyé mi explicación en este reciente articulo publicado en la revista JAMA Intern Med (1), para explicarle que: 1º Debe dejar de fumar de forma inmediata; 2º Deporte y Tabaco están totalmente reñidos; 3º No hay evidencias de riesgo CV con los tratamientos anti-tabaco. En concreto se trata de un ensayo doble ciego, aleatorizado, conocido como EAGLES (Evaluating Adverse Events in a Global Smoking Cessation Study) que se realizó en 140 centros multinacionales. Se evaluaron fumadores, con o sin diagnóstico psiquiátrico

Depresión... un Nuevo Factor de Riesgo Cardiovascular

Imagen
💻   Dr. Fernando de la Guía @Cardio_delaGuia Depresión y riesgo cardiovascular. El ejercicio puede ser una excelente terapia. La depresión puede ser un factor de riesgo tan grande como el tabaquismo, el colesterol alto y la presión arterial alta . ¿Quién no ha tenido momentos de tristeza? A lo largo de nuestra vida nos tenemos que enfrentar a situaciones que cambian nuestra vida, como una enfermedad, una muerte en la familia, la pérdida de un trabajo, un divorcio u otras situaciones inesperadas. Siempre se ha dicho que “llorar puede ser saludable”. La depresión y las enfermedades del corazón son dos problemas de salud que nos afectan a diario y han sido publicados estudios que indican que parece que están estrechamente relacionadas, incluso van de la mano, siendo difícil saber cuál vino primero.   Aproximadamente 1 de cada 5 personas con enfermedad cardíaca padece   depresión mayor. La depresión es hasta 3 veces más común entre las personas que se recuperan de un ataque